La tragedia del bus 20

24 Mayo 2015

Hay personas que todavía lo tienen en su memoria como si hubiera sucedido ayer; otros simplemente no  recuerdan el hecho, pero forma parte de nuestra historia.

Ha sido el accidente de tránsito más trágico del distrito de La Chorrera y la capital. Se trata de la tragedia del bus número 20 de la ruta 12 La Chorrera-Panamá. Hoy, 24 de mayo, se cumplen 44 años de ese fatídico suceso en el que fallecieron 38 personas, todas residentes en  la barriada San Antonio.

 

Debido al número de víctimas, es considerado el peor accidente vial de la historia de Panamá, seguido del de Las Garzas de Pacora en el que fallecieron 25 personas y el del bus 8B-06, registrado en el sector de  La Cresta y en el que murieron calcinadas 18 personas. ¡Nunca más!

Hechos
Para reconstruir estos hechos se pudo obtener el testimonio de afectados que aún viven y de familiares de algunas de las víctimas.

La hermana menor de Florentino Ramos, quien conducía el bus accidentado, accedió a hablar con este medio, pero con la reserva de su identidad. Ella explicó a “Mi Diario” que en  ese entonces  tenía 30 años y estaba embarazada de su primer y único hijo varón que está a punto de cumplir 44 años. 

 

Esa mañana ella se dirigía hacia su trabajo en la ciudad capital, pero al llegar al Puente de las Américas observó que no estaban dejando pasar ningún auto. Pocos minutos después, estando en un autobús de la ruta   La Chorrera-Panamá, recibió la mala noticia: el bus que se había accidentado era él de su hermano Florentino. Sentada en la sala de su casa en el distrito de La Chorrera, dijo que ella se puso muy mal tras la noticia y por su estado de gestación fue trasladada hacia el Complejo Arnulfo Arias Madrid de la Caja de Seguro Social, en la Transístmica.

“Cholo”, como de cariño le decían sus seres queridos a Florentino, era oriundo del corregimiento de Río Congo, en el distrito de La Chorrera. Era el cuarto de cinco hermanos y para ese entonces no vivía en La Chorrera, sino en Villa Guadalupe, en el distrito de San Miguelito. Todas las mañanas Florentino  tenía que madrugar para recoger a sus pasajeros, expresó su hermana.

Cuando ocurrió aquel trágico accidente, Florentino Ramos  solo tenía  36 años de edad y cinco años de estar manejando el bus 20, llamado “El Victorioso”, cuyo dueño era su tío. Este autobús fue el primero en realizar la ruta que ingresaba a la barriada San Antonio y otras partes del distrito.

Al morir ese 24 de mayo de 1971 dejó en la orfandad a tres hijos, quienes aún hoy lo recuerdan como un buen padre.

Comentó que muchos medios impresos publicaron que Florentino estaba haciendo regata con otro bus de la misma ruta, pero lo que ocurrió, según la entrevistada, fue que su hermano iba en el carril derecho y cuando intentó cruzar al izquierdo un autobús de la misma ruta no le dio chance, por lo que tuvo un desperfecto mecánico, perdió el control del timón y se fue contra los cables de acero de protección del Puente de las Américas, donde quedó guindando. Luego  el vehículo cayó desde unos 160 metros,  altura comparable con un edificio de 12 pisos.

Miembros del ejército gringo apostados en la zona del Canal fueron los primeros en llegar al lugar de la tragedia para auxiliar a los afectados.

Los cuerpos de los fallecidos  fueron trasladados a la morgue del hospital Gorgas, a donde poco a poco  llegaron los familiares para reconocer a las víctimas.

 

RECUERDO
José Reyes, quien en ese momento tenía 14 años y cursaba el tercer año del Primer Ciclo de La Chorrera (hoy día Colegio Moisés Castillo Ocaña), recordó que ese día fue una mañana de mucha conmoción e incertidumbre entre los chorreranos, pues muchas personas trabajaban en la ciudad de Panamá y se encontraban preocupadas ante la posibilidad de que uno de sus seres queridos estuviera  entre las víctimas de la tragedia.

Reyes, quien hoy tiene 58 años, contó que ese día todos los estudiantes fueron devueltos a sus casas. Relató que a su padre, quien laboraba en la zona del Canal, lo mandaron para su casa, pues tampoco en la ciudad capital hubo trabajo. Por un mes el distrito de La Chorrera estuvo de luto.

DESPEDIDA
A los estudiantes del Primer Ciclo de La Chorrera les correspondió hacer calle de honor durante el sepelio multitudinario. Al mismo asistió incluso el general Omar Torrijos Herrera. Fue un día doloroso para todos los panameños.

Vía: Jairo Cornejo | Fotos:  Biblioteca Nacional

Facebook comments

Los comentarios son responsabilidad de cada lector que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.