Inglaterra

La demanda de robots sexuales es tanta que crearon una segunda fábrica

23 Agosto 2018
La demanda es tanta que la producción de las muñecas se ha elevado.

La compañía estadounidense Realbotix, conocida por desarrollar a Harmony, la primera muñeca sexual con inteligencia artificial con fines comerciales, planea abrir una segunda planta de producción previendo una demanda explosiva a nivel mundial, informa Daily Star.

NOTA RELACIONADA: Samantha es la robot sexual que se llevará mejor con quienes la traten bien

El fundador y director de la empresa, Matt McMullen, anunció esta semana el próximo lanzamiento al mercado de la muñeca cibernética. Sin embargo, detalló que "la integración del modo X", que consiste en un sensor que permite al androide "detectar movimiento" y responder con "sonidos y expresiones", está retrasando su salida al mercado.

 
Por su parte, Brick Dollbanger, primer dueño de un prototipo de Harmony, que colabora de cerca con Realbotix en la mejora de ese producto, reveló que la primera tanda de entre 50 y 100 cabezas de esta muñeca inteligente probablemente estará lista a finales de agosto.

TAMBIÉN PUEDES LEER:  ¿Por qué no puedo responder mensajes de WhatsApp con los dedos mojados?

Sin embargo, el nivel de demanda mostrado por los potenciales clientes ha superado la expectativa de la compañía que produce Harmony, por lo que Realbotix considera abrir nueva planta en las cercanías a la sede actual en San Marcos (California, Estados Unidos).

 

 

Sé que están algo pasmados por [la cantidad] de encargos y buscan expandirse a nuevas instalaciones cerca de la fábrica principal", expresó Brick, que agregó que la empresa enviará [las muñecas] por todo el mundo. "¡Es muy excitante!", admite.

TE RECOMENDAMOS: Ophelia, la niña de 3 años con coeficiente superior a Einsten


A principios de 2018, McMullen anunció que estaba trabajando en el desarrollo de cuerpos de muñecas con temperatura que puedan responder al tacto o moverse eventualmente.

 

Facebook comments

Los comentarios son responsabilidad de cada lector que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.