EEUU

Mujeres que huyen de violencia de género sufrirán ante decisión de Trump

26 Abril 2018
Imagen ilustrativa

Activistas que luchan contra la violencia de género se preparan para una temida decisión del procurador de Estados Unidos que podría cerrar las puertas de asilo no sólo a mujeres víctimas de violencia doméstica sino a las que escapan de la mutilación genital, matrimonios forzados y violencia homofóbica.

El procurador de Estados Unidos, Jeff Sessions, está considerando cambiar un precedente legal que hará mucho más difícil la protección para miles de mujeres que escapan de parejas abusivas y violentas y vienen aquí pidiendo protección.

 

MIRA TAMBIÉN : Bill Cosby es declarado culpable de tres delitos de agresión sexual 

Se espera la decisión en el caso A-B, asumido por Sessions por medio de una inusual maniobra legal, para la semana que viene.

Pero los grupos que se oponen al cambio señalan que lograr ese tipo de asilo ya es bastante difícil y que las modificaciones que se esperan con Sessions tendrán un efecto más amplio y negativo en futuros casos de mujeres que buscan protección en Estados Unidos por abusos sufridos en otros países en base a su género.

“En esta decisión es mucho lo que está en juego”, dijo Blaine Bookey, co directora legal del Centro Hastings para Estudios de Género y Refugiados de la Universidad de California.

“El aparente objetivo de Sessions es dificultar aún más que se compruebe la necesidad de protección“, agregó la experta. “Esto daría al traste con treinta años de precedentes legales y tratados internacionales. Es posible que el alcance de lo que decida el procurador afecte también a otras víctimas de violencia de género más allá de la violencia doméstica”.


Ritah, una asilada de Kenya que logró protección en Estados Unidos tras escapar de su país en 1997 junto con su madre, dijo que personas como ella se verían afectadas con este cambio.

“Mi madre fue víctima de abuso y yo iba a pasar la mutilación genital a los nueve años”, dijo Ritah. “Arriesgándolo todo y dejando su carrera y su vida, mi madre y yo escapamos a Estados Unidos”.

Ritah y su madre tardaron tres años en lograr asilo, pero a lo largo de los años otros casos han ido ampliando el precedente de protección para violencia de género, que en general fue respetado por diversos presidentes de Estados Unidos, incluyendo George W. Bush y Barack Obama, dijeron los expertos.

Sessions anunció a principios de marzo que iba a decidir personalmente un caso que ya había sido tomado por la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA). Esta es una junta de apelaciones que reconsidera las decisiones de los jueces migratorios.

El caso se refiere a una mujer salvadoreña que durante 15 años fue sometida sistemáticamente a abuso físico y sicológico, aparte de violaciones, por parte de su marido. Un juez de inmigración rechazó su asilo pero la Junta de Apelaciones de Inmigración revisó la decisión y le otorgó el beneficio.

 

MIRA TAMBIÉN : Este es el héroe que salvó a muchos de morir en el tiroteo en restaurante 

Pero al anunciar en marzo que tomaría el caso bajo su propia jurisdicción, el procurador general Jeff Sessions cuestionó que “ser víctima de actividad criminal privada permita a las cortes migratorias de Estados Unidos reconocerla como víctima por pertenencia a un grupo social determinado”.

En 2014, la corte determinó que mujeres como A-B pertenecen a un grupo establecido por las condiciones de su país, que les impide dejar a sus esposos abusivos y donde el gobierno actúa “mínimamente” para detener la violencia.

Para Sessions, un conocido ideólogo anti inmigrante, la gran mayoría de los casos de asilo son “fraude”, y lo ha dicho en todo tipo de foros, incluyendo hasta el cansancio cuando era senador de los Estados Unidos.

Vía: El DiarioNY 

Facebook comments