AMA AL BEBÉ. Adolescente de 14 años se arrepiente de tirar a menor a la letrina

21 Diciembre 2017
En esta casa vive el bebé junto a ocho personas más.

Todos los días le pido perdón a mi bebé, pues soy aún una niña y lo que yo necesitaba era el amor de un padre y una madre. Nadie me aconsejó. Cometí un error, solo espero que a mi corta edad y con la ayuda de mi abuelo mi hijo crezca fuerte y sano”, dice la menor de 14 años de edad que hace 15 días quiso deshacerse de su hijo en una letrina en la comunidad de La Coloradita, distrito de San Francisco. 

TAMBIÉN PUEDES LEER: ¡HABLA! Abuelo de menor que tiró a su recién nacido a una letrina en Veraguas 


La adolescente aseguró sentirse arrepentida de lo que había hecho y que ahora siente un gran cariño por la criatura.

TAMBIÉN PUEDES LEER: ¡AY, DIOS! Mujer tira a letrina a su hijo recién nacido 

Recibe mucho amor


Adelina Santos, tía del bebé, señaló que a pesar de las condiciones en las que viven, ellos estarán allí para atenderlo, pues no tiene la culpa de los errores cometidos.


Sentada en una vieja hamaca, Adelina alimentaba a su sobrino con una  mamadera, mientras que aprovechó el momento para pedir ayuda, ya que en la casa viven ocho personas y muchas veces no tienen nada para comer. 

TAMBIÉN PUEDES LEER: ¡DESALMADA! Menor tira a su hijo recién nacido a letrina y luego le lanza piedra 


“No nos alcanza para comer, no tenemos cama, colchón, no tenemos cómo vestir y la plata no nos alcanza. Padecemos de diarrea, porque tomamos agua de un pozo. Pedimos ayuda”, clamó Adelina.


La situación es más compleja. En la vivienda los menores conviven en condiciones de hacinamiento, entre abuelos, tíos y hermanos; todos son provenientes del distrito de Cañazas.


En tanto, las autoridades continúan con la investigación del caso para conocer el grado de responsabilidad de la joven y para saber del paradero del padre de la criatura.

TAMBIÉN PUEDES LEER:  Bebé lanzado a letrina por su mamá está en manos de las autoridades 


Por lo menos el niño tuvo la suerte de sobrevivir cuando cayó encima de los heces fecales, ya que una vez que fue rescatado por un vecino fue trasladado al hospital Luis “Chicho” Fábrega, donde  pocos días después fue dado de alta y entregado a su abuelo Juan Santos, quien actualmente lucha, en medio de las adversidades, para sacar adelante a este milagrito de Dios.

Nota: Solangel Ruiz 

Facebook comments

Los comentarios son responsabilidad de cada lector que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.