Estados Unidos

El dramático parto en el pasillo de un hospital

9 Febrero 2018
Jesica Hogan no pudo esperar a llegar a su habitación del hospital para dar a luz.

El pequeño Max aún no puede hablar pero ya tiene una impactante historia que contar: la de su inusual llegada al mundo en un hospital de Kansas, en Estados Unidos.

El 24 de julio del 2017, Jesica Hogan, que ya había dado a luz otras cinco veces, llegó con fuertes contracciones al hospital Via Christi. Era un trajín que ya había hecho tres veces en los últimos días. Todas esas ocasiones los médicos la enviaron de regreso a su casa. Pero el 24 de julio ya no se trataba de una falsa alarma.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Capturan a dos mujeres que estaban hurtando fórmulas de bebé en un supermercado

De hecho, el pequeño Max estaba tan decidido a nacer aquel día que Jesica Hogan no pudo esperar a llegar a su habitación para dar a luz. Su parto ocurrió en el pasillo del hospital.

La historia y las impactantes imágenes del nacimiento fueron compartidas en los últimos días en la página web de la fotógrafa Tammy Karin, quien fue la encargada de retratar el alumbramiento a pedido de los padres del pequeño.

La madre de Max contó en el texto divulgado por Karin lo ansiosa que estuvo en los días previos al nacimiento, cuando, ante tantas falsas alarmas, llegó a pensar que tendría que inducir el parto.

TAMBIÉN PUEDES LEER:  El misterio que rodea a la mujer venezolana que dice esperar 11 bebés 

"Perdí la fe en mi capacidad para darme cuenta si estaba en verdadero trabajo de parto o no", dijo Jesica Hogan, quien reconoció la valiosa ayuda de su esposo Travis para lograr dar a luz.

“Llegamos y sentí que salía, así que me bajé los pantalones de manera instintiva en el pasillo y le pedí a Travis que lo atrapara”, agregó Hogan, quien contó que el niño demoró unos minutos en llorar pero que finalmente logró hacerlo.

“Fue el parto más loco que tuve, pero también fue el mejor", finalizó.

Redacción Agencias 

Facebook comments