Panamá, Jueves 24 de Julio de 2014

Interior

Interior

Salvajada

Madre le pega con rama de calabazo
Zoila Mayanis Chávez
Mi Diario
Jueves, Julio 24, 2014
La pequeña fue revisada por los médicos debido a las heridas que tenía.
Una pequeña de tan solo 6 años de edad vivió el más terrible episodio la tarde de este martes, cuando su propia madre se ensañó contra ella y le propinó una golpiza, utilizando una rama de calabazo, con la cual le dejó marcas en su espalda y brazos.
 
El hecho ocurrió en la comunidad de Emplanada de Chorcha, límite con el distrito de Besikó, comarca Ngäbe Buglé.
 
La terrible acción fue realizada por una mujer de aproximadamente 25 años de edad, identificada como Evarista Cubilla, de la etnia ngäbe, quien le pidió a su hija que al momento de asistir a la escuela dejara el celular cargando en una tienda, ya que la comunidad donde vive carece de luz eléctrica. Al regreso a casa la pequeña debía llevar el móvil, pero aparentemente lo olvidó.
 
Se dan cuenta
 
Lorena Bejerano, quien se encontraba junto a su esposo en la tienda donde le proporcionaban carga al celular, observó cuando la niña regresó a buscar el artefacto, pero decía que no quería ir de vuelta a su casa, porque su mamá la había golpeado. Incluso, señalaba que estaba muy adolorida. “Le levanté la nagua y pude ver los golpes en su espalda y brazos, por eso informamos en la escuela”, indicó.
 
Por su parte, Anabella Rojas, directora del Centro Básico General Plan de Chorcha, corroboró la información e inmediatamente dio aviso a las autoridades para que trasladaran a la menor a un centro médico, debido a las graves heridas que presentaba. Además, fueron en busca de la madre agresora, quien inicialmente negó haber golpeado a la niña y luego explicó que lo hizo porque la niña es malcriada.
 
Se pudo conocer que la mujer tiene poco tiempo de vivir con la pequeña y su hermanito, ya que los había abandonado, dejándolos en manos de sus abuelos; sin embargo, regresó y supuestamente no es la primera vez que maltrata a los niños, puesto que ya había golpeado a su otro hijo.