Chiriquí

¡DE TERROR! Colonense pudo matar, picar y comerse la carne de su propia novia

19 Marzo 2017
En la parte de afuera, cerca de un herbazal, habían restos de piel humana con diferentes tipos de cortes.

¡Hola mi amor! Esa pudo ser la primera frase que usó “Juan David” para enloquecer desde el primer momento a Luz Michelle Orucú, de 27 años de edad.

Pero lo que no sabía Luz Michelle era que el amor, como las redes sociales, son peligrosas.

Ella, como cualquiera joven de su edad, no se negó a hacer amigos y conocer a personas como “Juan David”, cuyo verdadero nombre es Juan de Dios Pino Cárdenas, oriundo de Colón.

TAMBIÉN PUEDE LEER: Orocú conoció por Facebook a su supuesto asesino

Se conocieron en la capital y fueron novios por seis meses. De repente se fueron a vivir a la Urbanización La Hacienda, en Los Centauros de Bugaba, Chiriquí.

Eso alertó a su madre, quien cuando una vez habló con ella por teléfono escuchó gritos en el fondo. ¡Señales de alarma!

El tiempo pasó y los familiares no sabían nada de Luz Michelle. Creían que se había ido a la ciudad de Panamá a una entrevista de trabajo.

HORROR

Mientras los familiares pasaban angustias en Chiriquí y las autoridades ubicaban a Luz Michelle, pasaban cosas macabras.

La noche del viernes, cuando se efectuó la audiencia de control en el Tribunal Superior de Chiriquí, se conocieron hechos que a cualquiera le ponen los pelos de punta. Allí se oficializó la aprehensión de “Juan David”, de 27 años de edad, le formularon cargos por feminicidio y ahora la Fiscalía tiene seis meses para concluir la investigación de este hecho.

TAMBIÉN PUEDE LEER: POR HOMICIDIO. Imputan cargos contra pareja de joven desaparecida en Chiriquí

Caníbal

Durante la audiencia oral se dijo que “Juan David” nunca reportó la desaparición de su novia. Los familiares la buscaban por todas partes, pero él estaba como si nada, incluso se mudó a otro cuarto.

Pero resulta que las primeras evidencias indican que cuando la pareja vivía en La Hacienda, “Juan David” hizo una fogata en la parte posterior de su casa. Los vecinos lo observaron con asombro.

Luego se mudó repentinamente y cuando llegó al cuarto de alquiler llevaba varias maletas llenas de carne. ¡Madre mía!

La dueña del cuarto le preguntó por esto y dijo: 

Son carnes de res y de cerdo”. Esto lo declaró una testigo el viernes durante la audiencia.

TAMBIÉN PUEDE LEER: Venezolanos armados en Obarrio

Como si fuera poco, en la vivienda de la barriada La Hacienda donde vivía la pareja hallaron rastros de sangre en uno de los cuartos. En la parte de afuera, cerca de un herbazal, habían restos de piel humana con diferentes tipos de cortes, cabello y hasta una sandalia de mujer.

La característica de este último objeto coincide con un regalo que le hizo la madre a la joven antes de su noviazgo con este posible “caníbal”.

El fiscal de Homicidios y Femicidios, Humberto Rodríguez, explicó que por los hallazgos se puede decir que hubo cortes e incineración.

Por el momento, se espera la confirmación de las pruebas de Medicina Legal y que la Fiscalía concluya con las investigaciones de esta historia de terror que pudo iniciar con tan solo un “click”.

FEMICIDIOS

  • En Chiriquí, en los últimos meses del 2016 y primeros del 2017, se han dado varios casos:
  • Yanellis Cubilla fue enterrada a orillas del río Caldera.
  • Diosila Martínez fue enterrada en una fosa clandestina y el profesor Roberto Moreno Grajales, principal sospechoso, no aparece.
  • Romina Peraza fue asesinada de 14 puñaladas.
  • Ahora, Luz Michelle, pudo haber sido picada e incinerada por su novio.

Por: Zoila Mayanis Chávez