Tierna historia: Esposos oriundos de Colón no olvidan al Papa

19 Enero 2019
Ya han pasado 35 años de esa visita y doña Hellen recuerda cada detalle.

Desde ese 5 de marzo de 1983, no existe un solo día en que Hellen Rodríguez de Gómez y su esposo Guadalupe olviden cómo se llenaron de un sentimiento de paz y gozo al estar tan cerca del papa Juan Pablo II.

Ya han pasado 35 años de esa visita y doña Hellen recuerda cada detalle, pues ella junto a su esposo fueron el matrimonio colonense escogido por el obispo Carlos María Ariz c.m.f. (q.e.p.d.) para entregarle al Sumo Pontífice un ramo de orquídeas de la  flor del Espíritu Santo, confeccionada con la misma cera con la que se elabora el cirio para la fiesta del Cristo Negro de Portobelo cada 21 de octubre.

MIRA TAMBIÉN: Top 10. Conoce los países con más cantidad de peregrinos en Panamá para la JMJ

La noticia la tomó por sorpresa y escuchando sus nombres como los seleccionados, doña Hellen aún no lograba entender su participación en los actos en el estadio Revolución.

El día del evento se presentó un problema, una protesta del transporte público intentaba impedir que llegaran al sitio; el obispo preocupado pensó que una opción podría ser viajar en el tren, pero para su sorpresa ese día tampoco operó el tranvía.

La impaciencia se apoderó de ellos hasta que un milagro de Dios permitió que un buen samaritano los llevara a la ciudad y fue así como llegaron a la tarima justo a tiempo.

RECUERDOS

Fue un momento que no puedo describir, es como si el espíritu se hubiera posado en nosotros y así fuimos con nuestra humildad ante el Sucesor de Pedro y le entregamos el ramo en nombre del Vicariato Apostólico del Darién.

MIRA TAMBIÉN: Los peregrinos en Colón gozaron de un adelanto del Carnaval con culecos

 

Él lo tomó, nos dio un beso en nuestras manos y nos bendijo. Hasta nos obsequió una camándula (rosario, que le fue hurtado después)”, narró Hellen.

 

En ese instante no importó el potente sol de marzo, solo sentían en su corazón que Dios los bendecía, mientras otras personas lloraban de felicidad, fueron minutos muy conmovedores.

Ahora Hellen está lista para cooperar con la Jornada Mundial de la Juventud, pero atendiendo a cuatro peregrinos en su hogar y viendo los actos desde su televisor, pues ambos esposos están mayores.

MIRA TAMBIÉN: Impacto económico de la JMJ sería de $1 billón de dólares para Panamá

“Seguiremos apoyando la iglesia  Nuestra Señora de Fátima en la barriada Juan Demóstenes Arosemena de Colón”, aseguró la señora Hellen.

 

Por: Carolina Sanchez | Mi Diario

Facebook comments

Los comentarios son responsabilidad de cada lector que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.